Del Chilam Balam

« (…) Ya no habrá devoradores de hombres… Al terminar la codicia, se desatará la cara, se desatarán las manos, se desatarán los pies del mundo» 

—Chilam Balam, sacerdote jaguar (Yucatán)